El microprograma Cosas Buenas nace en el año 2008 con el afán de crear esperanza entre la población salvadoreña a través de noticias positivas. Durante los meses de enero a julio, Cosas Buenas permite a los televidentes conocer las historias de personas, fundaciones y entidades comprometidas sin fines de lucro que trabajan a diario por cambiar la vida de los demás. Por medio de nuestro programa, les brindamos un espacio para dar a conocer su labor a todo El Salvador.

La visión de Cosas Buenas es despertar en los salvadoreños el deseo de ayudar y replicar las obras de generosidad que ven en la pantalla.

7
ReproducirPlay

“Extinción es como un legado que realmente yo desde pequeño quería traer al país. Aún recuerdo a ese niño de 6 años que quería ver un poco más de la naturaleza de El Salvador; pasaba horas y horas viendo documentales ambientales. Creé el primer documental que se llama Extinción, este narra los problemas ambientales que pasan en el país, había tantos, que decidí hacer algo, mostrándole a las personas que podemos cambiar esa realidad ambiental”. – Ronald Blandón, Director Extinción.

Extinción es un movimiento ambiental creado por jóvenes documentalistas que a través de sus habilidades quieren cambiar y hacer resurgir su país. Su  misión es fomentar la conservación y defensa del medio ambiente, informando e involucrando a todo nivel social en la mejora de las condiciones medioambientales, que permita un desarrollo social en armonía con sus ecosistemas naturales. Ser un movimiento líder en el tema medioambiental a nivel nacional, contribuyendo en la construcción de agentes de cambio que lleven a cabo acciones para corregir las problemáticas medioambientales reales y potenciales, favoreciendo al desarrollo sostenible de las sociedades y restaurando nuestro planeta. Iniciaron en el 2017 – primer documental Extinción – ganó Premio Icaro. Fue ahí cuando decidieron no solo documentar, sino pasar a la acción. Fueron varios que se juntaron, ahora son 30 voluntarios.

1
ReproducirPlay

“Coatepeque es un lago volcánico, generado hace cientos de millones de años en el cual varios volcanes por tema de erupciones y de diferentes tipos de sismos o terremotos fueron cayendo en sus laderas para formar este hueco en el que nos encontramos ahora, que es la cuenca de Coatepeque. Esta cuenca poco a poco se fue llenando de agua en base a la cantidad de lluvias y a los tapones que hay en el fondo”. – Alejandro Villacorta, Director Ejecutivo Fundacoatepeque.

El Lago de Coatepeque genera en total unas 1,300 toneladas de basura. Con el apoyo de las alcaldías, la Fundación Coatepeque logra sacar del lago 760 toneladas eso representa más o menos el 60% de esta basura. El Lago de Coatepeque tiene una calidad de agua regular. En el año 2020, Fundación Coatepeque realizó un estudio de calidad de agua de una forma bimensual. Este dio resultados alarmantes sobre el tema del agua regular. ¿Qué significa que sea agua regular? Esto es que el agua puede ser utilizada únicamente para diversión: para nadar, deportes acuáticos y navegación. No es agua que podamos tomar, darles a nuestras mascotas o al ganado, incluso es agua que no es viable para todo el cultivo.

Principalmente lo que se le pide a la comunidad es que sean conscientes de que lo que ellos contaminan en las tierras y laderas del Lago de Coatepeque llega al agua, y de ahí, lo vuelven a jalar con sus sistemas de bombeo para consumo. Es importante recalcar para quienes visitan el Lago de Coatepeque, que no lo contaminen, para que puedan disfrutar del área natural y del paisaje hermoso que tenemos en El Salvador.

6
ReproducirPlay

FUNDEMAS (Fundación Empresarial para la Acción Social) trabaja por la transformación sostenible tanto en personas, organizaciones, sociedad civil y empresas privadas, llevando la sostenibilidad porque creen en una mejor versión de El Salvador. En los últimos años han visto que las empresas están tomando más el reto de trabajar sosteniblemente, optimizando sus recursos, llevando procesos de Economía Circular en todos sus procedimientos operativos y administrativos.

“Entonces podemos tener procesos de Economía Circular en procesos productivos en dónde utilizamos agua, por poner un ejemplo. Esa agua, que entra a un proceso para hacer cierto producto, puede ser al final de su proceso reutilizada para otras actividades. Ahí estamos hablando ya de una Economía Circular. ¿Por qué?  Porque venimos de un modelo de una economía lineal en donde: metíamos agua, hacíamos el proceso y el agua se desechaba. Ahora no. Hay muchas empresas, hay muchas personas y organizaciones que están incluyendo el proceso de Economía Circular. Es decir, dentro de mi estrategia de negocios, dentro de mi estrategia familiar, dentro de mi estrategia de organizaciones, yo entro a formar parte de este grupo de organizaciones que van a trabajar para ser más sostenibles en el tiempo. Empezamos a hablar de que todos estamos interconectados y esa es la visión que ahora están adoptando las empresas más que todo las que están como aliadas y socias de FUNDEMAS”. – Maite Cornejo de Rivas, Gerente de Medio Ambiente FUNDEMAS.

2
ReproducirPlay
“Salvanatura ha traído innovación desde que nos creamos, porque trajimos también el interés por redescubrir la riqueza natural que tiene nuestro país, que es exuberante.” – Miguel Araujo, Presidente Ejecutivo Salvanatura.

Comenzaron a trabajar desde el Parque El Imposible. Tuvieron la oportunidad de apoyar proyectos importantes. Lograron llevar la transformación de una finca abandonada de café en un parque regenerado, ahora el Parque Bicentenario. Continuaron su trabajo en términos de conservación de la tortuga marina, educación ambiental y constantemente buscan alianzas con diferentes actores.

“Cambiar la conciencia ambiental ciudadana del salvadoreño es urgentísimo. Venimos de una pandemia que nos tiene sentados adentro de nuestras casas, viendo las redes y necesitamos despertar urgentemente. Debemos tener satisfacciones todos los días; aunque sea limpiar la cuadra, sembrar una planta, regalarle una planta al vecino y que él la siembre.” -José Roberto López, Directivo Salvanatura.

13
ReproducirPlay

“Squash Para Todos es como mi segunda familia”, manifiesta Iván Celarié un joven que a quién este deporte le ha cambiado la vida y le ha abierto muchas puertas.

Squash Para Todos nació hace 5 años y medio por iniciativa de Carlos Schonenberg y “es un sueño hecho realidad”. La idea de Squash Para Todos es poder servir a niños de comunidades en riesgo y escuelas públicas y poderles dar acceso a este deporte que por tradición era un deporte élite.

De ahí proviene el nombre, de poder hacerlo “para todos”. “Adentro de ese “para todos” también servimos niños con discapacidades y tratamos de tener una equidad entre niñas y niños y tratar de traer más igualdad en lo que hacemos”, nos cuenta Carlos. Actualmente atienden alrededor de 60 almunos, con la reapertura de las escuelas esperan servir 60-70 chicos más y en los próximos 3 meses esperan reclutar 80-100 alumnos en unas nuevas (e innovadoras) canchas al aire libre que se han construido recientemente.

Squash Para Todos tiene un abordaje integral y no sólo deportivo. Por eso le hacen mucho énfasis a sus alumnos en terminar la escuela, se les ayudan a gestionar becas académicas, se tiene un club de inglés, un club de redes sociales y video.

En Squash Para Todos trabajan el hábito de la disciplina con el fin de que luego los alumnos puedan aplicarlo en la escuela, en un trabajo a futuro y en general en la vida. Para Iván “la disciplina es estar puntual, hacer las cosas sin que nadie te esté viendo sino por satisfacción tuya”. Para Iván el squash pasó de ser un pasatiempo a algo que le permitió una beca estudiantil, llegó a conocer otros países y también pudo ser parte de la selección juvenil de El Salvador y así representar a nuestro país en un torneo internacional.  Sin duda el deporte y la disciplina pueden llevarte adónde te propongas.

11
ReproducirPlay

College Cup nace en 2016 como una iniciativa de los hermanos Henríquez, Diego y David, quienes obtuvieron becas por medio del deporte para estudiar sus carreras universitarias en Estados Unidos. “Al dimensionar ese impacto que tuvo en nuestras vidas, creímos que podíamos replicar estos casos en muchos más niños y niñas de El Salvador”, manifiesta Diego Henríquez.

College Cup dio inició con un torneo de colegios en San Salvador donde había 16 colegios y 360 jóvenes. A la fecha, trabajan con 62 colegios en El Salvador, 3,500 niños y niñas y con 28 colegios en Guatemala, 1,200 niños y niñas.

“La visión de College Cup es crear estudiantes atletas, la palabra que viene primero es estudiantes y después atleta”, expresa Diego. Para él si a este momento tuviera que personificar en alguien lo que es College Cup sería Salvador Marín.

Salvador es un joven salvadoreño que se encuentra actualmente en EEUU a semanas de graduarse de su carrera y de su maestría en Thomas University en el estado de Georgia. Para él “College Cup ha sido más que un programa o una academia”, fue un lugar donde aprendió mucho futbolísticamente, sino que además se le enseñaron valores y se le enseñó a ser un “estudiante atleta”.

Salvador ha recibido numerosos reconocimientos en su universidad y manifiesta que ahora que ve hacia atrás se da cuenta de lo importante que ha sido el valor de la disciplina para alcanzarlos.

Para Diego “la disciplina y la determinación de lograr algo tanto dentro como fuera del campo hace que cualquier jugador, cualquier estudiante, realmente pueda cumplir sus metas”.

Finalmente Diego nos deja la invitación abierta para que cualquier persona, de cualquier género, de cualquier edad “que quiera hacer algo en su vida, sea deporte, sea estudio, sea emprender, cualquier parte de su vida en la que ellos quieran triunfar la disciplina tiene que ser una base de eso; desde poder mantener un orden, en  poder levantarme, en poder cumplir, en poder entrenar, en poder estudiar, cualquiera de esas cosas necesitan disciplina”. “Cualquiera que sean tus metas, en el área que sea, la disciplina va a poder llevarte a eso”, nos comparte Diego.

12
ReproducirPlay

Elisa Funes inició en natación a raíz de un accidente en un viaje familiar. Cuando ella tenía alrededor de 5 ó 6 años se estaba ahogando en una piscina y eso movió a sus papás a inscribirla en clases de natación. A Elisa inicialmente no le gustaba la natación pero conforme se fue introduciendo en distintas competiciones fue tomando el gusto por esta rama deportiva.

Compitió en Nacionales y luego entró en la Selección. Se clasificó a Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018 y ahí se dio cuenta de un mundo totalmente diferente. Ahí vio como todos aspiraban a clasificarse a los Juegos Panamericanos a realizarse el siguiente año en Lima, Perú. Fue así como se propuso llegar a esos Juegos Panamericanos y trabajo duro durante todo un año por alcanzar esa meta y lo logró. “Fue la mejor experiencia que he vivido”, manifiesta Elisa. Ahora su meta es aún mayor: “Tengo el sueño de ir a Juegos Olímpicos”, nos cuenta Elisa.

Ella también es sincera al compartirnos que no siempre tiene ganas de entrenar pero ahí es adonde entra la disciplina. “Ella siempre que se pone una meta, trabaja para alcanzarla. Es muy disciplinada”, nos cuenta Carlos Vega, su entrenador. Elisa tiene 11 entrenos a la semana y la mayoría de días de la semana entrena 2 veces diarias, mañana y tarde.

“Me gusta mucho representar a El Salvador y demostrar de que los salvadoreños, a pesar de que es un país pequeño, tenemos muchas cosas que dar”, concluye Elisa.

10
ReproducirPlay

FESA nace como iniciativa de un grupo de empresarios y profesionales “con el sentimiento de retribuir a la sociedad todas las bendiciones recibidas”, nos comenta don Jorge Bahaia, presidente de FESA.

Él atribuye el éxito y el crecimiento de FESA durante 20 años a 3 factores:

  • La Filosofía. “Hay realmente un arraigo en querer ayudar”, expresa.
  • “El compromiso y la calidad humana de las 70 personas que trabajan a tiempo completo en FESA” que es impresionante.
  • “La confianza de donantes y patrocinadores. Sin ellos no se hubiera podido hacer todo lo que han hecho hasta ahora”.

“Se han superado las expectativas porque comenzamos específicamente en el béisbol pensando en el deporte y la educación, al punto que ahora se tiene un colegio especializado de atletas de alta competencia”, manifiesta don Jorge.  Actualmente, en el Colegio se tienen a más de 230 jóvenes de 28 disciplinas deportivas.

Dentro de los muchos alumnos que han sido beneficiados en FESA, se encuentra Carlos Schönenberg. Carlos actualmente se encuentra trabajando y jugando al béisbol en Japón, tras haber finalizado en dicho país su maestría. Don Jorge lo describe como “un joven con mucha visión, con mucho entusiasmo, pero más que todo con hambre de triunfar”.

A los 16 años Carlos firmó un contrato profesional con los Cardenales de San Luis. Cuando terminó su gestión deportiva, porque se lesionó el brazo, fue a la Escuela Superior de Economía y Negocios ESEN) gracias a una beca. “Tuvo una carrera brillante, con mucho liderazgo, por esa disciplina y por esa calidad humana”, según comenta Rafael Barraza, Ex Director General de la ESEN.

Para finalizar don Jorge recuerda que en FESA tienen una frase que dice que “la competencia la juegas con tu cuerpo pero la ganas con tu mente” y hace la invitación a los jóvenes “que sueñen, que quieran realmente llegar alto. Todo lo que se propongan en su mente lo pueden lograr, siempre y cuando hagan un plan de trabajo y trabajen para ello”.

3
ReproducirPlay

Óscar tiene 29 años, nació en San Salvador y estuvo en San Salvador hasta los 18 años que se graduó del colegio. Tiene 5 años trabajando con la NASA, concretamente con la reciente misión denominada “Perseverancia” que tomará muestras de Marte que luego se traerán a la tierra para estudiarlas.

Él manifiesta que nunca esperó trabajar para la NASA y que es un honor representar a El Salvador desde su cargo y contribuir en el impacto que tienen estas misiones en el progreso de la humanidad.

Acerca de la superación nos comparte que “Todos tenemos obstáculos y todos tenemos problemas que tenemos que afrontar y que tenemos que resolver, pero no hay que dejar que eso nos derrote, hay que seguir adelante, buscar formas de cómo se pueden resolver esos problemas y siempre tener los ojos abiertos para todas las oportunidades que se nos presenten. No importa que tan grande parezca un sueño, siempre hay formas de que se puedan llegar a él y es paso por paso”. Es “de afrontar cada obstáculo, no rendirse…seguir perseverando”

4
ReproducirPlay

Caterin es una joven de 21 años quien a su corta edad ha demostrado su inmenso deseo de superación. En sus palabras, “superación es decirle NO al miedo”, “es no conformarse con lo que hoy somos sino decir: mañana quiero ser mejor”.

A pesar de las dificultades que ha encontrado en el camino siempre ha sabido salir adelante y perseguir su sueño de ser cosmetóloga, mientras en paralelo estudia su carrera de Mercadeo Internacional en la Universidad Nacional.

Para poder conseguir el costo de sus pasajes para ir a la Universidad ha vendido atol y pan en la calle. Ella cuenta que “todos los días era una lucha” para poder sacar sus pasajes e ir a la Universidad.

Gracias al apoyo de una tía logró inscribirse en Fundación Siramá y ahí recibió su formación técnica en cosmetología. Estando a punto de graduarse, empezó la pandemia. Su mamá cayó en depresión y su papá se quedó sin trabajo así que al ver ella esa situación y sentir que ella podía hacer algo frente a esto fue que dijo: “yo quiero poner mi negocio”.

Para esto se mudó a más de una hora de su casa y se fue a vivir con una tía en el pueblo de San Ramón, Cuscatlán pues ahí había identificado que existía la oportunidad de poner un salón.

Empezó con una tabla de madera, que le lijó su papá, un espejo y una silla; ahora, en corto tiempo, ha logrado equipar su lugar de trabajo y ofrecer distintos servicios a sus clientes.

Para Caterin su objetivo es “ayudar a muchas personas” así como un día ella quiso que le ayudaran a ella y así como muchas personas le ayudaron a ella.

5
ReproducirPlay

Adrián es un joven de San Luis La Herradura, departamento de La Paz. Él nació en un grupo familiar pequeño conformado por sus padres y una hermana. Para él sus padres representan la base de todo lo que él es ahora. Su mamá siempre le inculcó la fe y los valores.

Para Adrián el programa extracurricular de “Sociedad de la Alegría”, inspirado por el carisma salesiano, hizo nacer en él un interés por ayudar a los jóvenes

Él formó parte del programa “Sociedad de la Alegría” como alumno mientras cursaba su bachillerato y ahora es profesor de dicho programa en el componente de robótica. Además, es beneficiario de una beca universitaria que le permite estudiar cuarto año de Licenciatura de Ciencias de la Computación y desea especializarse en seguridad informática.

A través de la clase que él imparte quisiera despertar en los jóvenes un interés por la tecnología y con su trabajo quiere retribuir lo que un día el recibió. Para Adrián “poder ayudar a los demás es un símbolo de superación, poder dar sin esperar nada a cambio.”

14
ReproducirPlay

Andrea es una joven psicóloga quien considera que “la vida nos pone muchas pruebas, muchas dificultades, pero somos nosotros los que ponemos los límites”. Para Andrea “nuestra naturaleza no debe ser rendirse, sino que siempre debe ser perseverar en la lucha para poder lograr nuestros sueños”

Para ella su familia y Dios han sido dos fuentes de fuerza que la han llevado a creer en ella y en sus capacidades. Andrea nos recuerda “todos tenemos la misma capacidad de hacer lo que nos proponemos”.

Ella manifiesta que “siempre hay que luchar por nuestros sueños y siempre hay que creer en nosotros mismos, siempre hay que soñar y sobre todo recordar que a la cima no se llega superando a otros, sino que hay que superarnos a nosotros mismos”.

4
ReproducirPlay

Las Brisas Stomp Percussion es una banda integrada por niños y jóvenes que hacen su música a partir de instrumentos no tradicionales tales como barriles, cubetas y latas, entre otros.

La banda nace como “un reto de querer hacer algo diferente”, nos comparte el Lic. Carlos Humberto Perdomo, director del Centro Escolar Las Brisas de Sonsonate.

La escuela fue invitada a participar de una competencia organizada por la Embajada de los EEUU y resultaron ganadores pero la historia no terminó con el triunfo, sino que ese fue el inicio de un proyecto que ha llevado a niños y jóvenes, que no tenían “ningún lineamiento musical, métrica” a lograr “crear confianza en ellos y creer que se pueden cumplir los sueños”, según nos comparte Christian Alarcón, Instructor de la banda.

En menos de 2 años, previo a la pandemia, participaron de casi 200 eventos donde expusieron su talento. Como expresa el Sub-director de la escuela e Instructor de la banda, Mario Hernández, “lo más importante era divertirse”. Los niños y jóvenes “dejaban sus energías, sus problemas, lo que llevaban en su mente” y se concentraban en crear su música.

Para los miembros de la banda repartir un poco de alegría a las demás personas, dibujar en ellos sonrisas y transmitirles su energía es una de las cosas que más les llenan de formar parte de Las Brisas Stomp Percussion.

Esta banda es un ejemplo de cómo la creatividad puede convertir elementos ordinarios en algo extraordinario. Todo radica en creer y saber ver más allá de lo evidente y dejar volar la imaginación.

16
ReproducirPlay

La Comunidad Santa Lucía se encuentra ubicada en las cercanías del Parque Cuscatlán de San Salvador y como parte del proyecto “Imagina”, liderado por Glasswing, se llevó a cabo en ella la iniciativa de la “Galería Comunitaria”.

Paredes que antes eran grises se llenaron de colorido y en ellas se plasmaron rostros de personas de la comunidad. Dichas personas fueron seleccionadas por la comunidad misma y hay desde niños hasta personas mayores. Cada rostro cuenta una historia por su aporte a Santa Lucía.

Hoy, la comunidad entera se llena de orgullo al ver y gozar de este espacio. Lo que antes sólo era un callejón oscuro, se ha convertido en un espacio de esparcimiento y de encuentro comunitario.

En palabras de don Federico –“Lico”- Mejía, quien ha vivido ahí por más de 50 años, la comunidad Santa Lucía “antes era una comunidad de miedo” y “hoy ya no lo es, sino que por el contrario es “una zona de alegría, de fiesta, de compartir”.

“El arte y la cultura en el espacio público siempre es un driver que motiva a la gente a participar”, según nos comparte Eduardo Rodríguez Gerente del Proyecto Imagina.

Como proyecto Imagina lo que buscan es la participación para generar convivencia ciudadana y cohesión social. La convivencia les permite a todos encontrarse y eventualmente llega la cohesión “donde ya las personas se identifican como una comunidad y empiezan a trabajar de forma más colaborativa entre todos”

Este proyecto en la comunidad Santa Lucía es un claro ejemplo que “el arte es una plataforma que nos permite a todos conectarnos”, tal como nos manifiesta Eduardo.

17
ReproducirPlay

Lucía Figueroa es Primera Bailarina de la Compañía de Ballet de El Salvador, fundada por la maestra Alcira Alonso hace casi 50 años.

Lucía practica el ballet desde que tenía 11 años y para ella introducirse en la danza fue encontrar una manera de expresión que no conocía antes, “fue como si me hubieran dado una voz pero una voz que sólo se escuchaba o se veía a través del movimiento”, manifiesta Lucía.

Ella nos cuenta que “detrás de cada producción hay mucha creatividad, no sólo de parte de los bailarines sino de todo el conjunto de coreógrafos, vestuario, escenografía”; considera que la herramienta poderosa de la danza es que les permite crear, plasmar, sus pensamientos y sentimientos en la época que están viviendo.

Para ella la danza, es “una forma de comunicación muy poderosa y también de darle vida, de darle belleza a lo que sucede todos los días”

“Cuando bailo me siento viva, de alguna manera siento que conecto con mi yo más auténtica y eso me hace sentir completa y llena y también conecto con los demás, con sus emociones…es como estar en mundo donde puedo ser yo misma y expresarme y ser libre siendo quien quiera ser”, nos comparte Lucía.

15
ReproducirPlay

Rodolfo Díaz, conocido como “Rodo”, es un joven muralista salvadoreño quien ha pintado en diversos lugares: desde el Centro de San Salvador hasta en las paredes de Wynwood, Miami.  Los murales de Rodo se caracterizan por su colorido e invitan a acercase a ellos para apreciar sus detalles.

Para Rodo su familia ha jugado un rol muy importante en su arte. Su mamá le compró su primer libro sin líneas y con eso se le abrió un espacio para plasmar sus ideas y dibujos, ella también ha sido su ejemplo de cómo luchar ante la adversidad pues en determinado momento que se quedó sin empleo se puso a pintar y vender piedras e involucró a sus hijos en ello. Su familia se mantuvo por varios años gracias a ese ingreso y Rodo se sumergió de lleno en el mundo de la creatividad, “Bendito Dios el día que ella me puso una brocha en la mano y me puso a pintar”, manifiesta ahora Rodo.

Cada vez más son más las paredes que se llenan de su arte y sus colores. Rodolfo es un digno representante del muralismo salvadoreño y un verdadero orgullo para su familia y todo aquel que lo conoce.